viernes, 8 de julio de 2011

Una historia diferente (A life less ordinary, Danny Boyle, 1997)


Por una vez y sin que sirva de precedente, me gusta más el título que se han inventado en español que el original, la película ciertamente es una historia diferente y el nombre le viene que ni pintado, es muy distinta a las propuestas anteriores de Boyle.

McGregor es un conserje escocés, como el de los Simpson

El Arcángel Gabriel envía a dos ángeles a la Tierra para ayudar a dos personas a enamorarse entre sí. Una de ellas es un joven conserje que es sustituido de su trabajo por un robot barrendero, su novia lo deja por un profesor de aerobic y para colmo de males le desahucian la casa. Hundido y superado por la situación, el tipo secuestra a la hija de su ex jefe, que resulta ser la chica que buscan emparejarle los ángeles, que los involucran a los dos en situaciones límite para avivarles los ánimos.

McGregor con un pariente de R2-D2, augurando su participación en Star Wars

La cinematografía me recuerda un poco a las películas de los hermanos Coen, con un Boyle accesible y menos enfangado que otras veces. Sobresale la escena de la piscina, con un soberbio manejo de la iluminación y el agua, sacando buen provecho de una sensual Cameron Diaz. Al guión le falta algo de aplomo, ofrece una comedia romántica que transita por otros géneros, dando un aire heterogéneo que le resta determinación al conjunto. Digno soundtrack, con buenas canciones de Beck, Diana Ross, las Shirelles, Orbital…

No me extraña que les ponga palotes a los chavales con leucemia

McGregor está estupendo haciendo del patoso secuestrador, se desenvuelve con mucha naturalidad en la comedia y le sienta bien el corte de pelo a lo Liam Gallagher, es triste que se distanciara de Boyle y se acabaran las colaboraciones entre ambos. Diaz también sale indemne de su labor, interpreta a una avispada pasota que se enfada con su padre cuando él le amenaza con meterla a trabajar, y por despecho termina aliándose con su secuestrador. De los secundarios hay que destacar a Holly Hunter en su rol de celestina del más allá, la escena donde se emperra en aferrarse al coche es de lo mejorcito de la película.

 Terminatrix

En la ficción, McGregor es un aspirante a escritor de una novela basura, de esas que se compran en aeropuertos y se leen en vacaciones, algo similar ocurre con la película, es un producto ligero para pasar el rato.

Ensayando para el Moulin Rouge

NOTA: 6/10